Restaurante Mano a Mano (Madrid, España)

logo-cabecera

Restaurante Mano a Mano

C/ Lavapiés 16 (Barrio de Lavapiés)

fachada-2

Un día nuestro amigo Antonio Murcia organizó una quedada en este sitio. Desde entonces nos encantó y ya son varias las veces que hemos repetido con un resultado siempre óptimo. Está en la famosa Calle Lavapiés, equidistante y a pocos metros tanto de la Plaza de Tirso de Molina como de la Plaza de Lavapiés. Casi pasa desapercibido porque la verdad es que la fachada no es muy atractiva –así, sin pretensiones, que no es el lugar al que entrarías porque te ha llamado la atención lo que ves desde fuera–. Su fachada no da ni una pista de la maravilla que hay dentro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tiene una pequeña terraza fuera en la que se está muy bien en verano -aunque es difícil encontrar una mesa en ella-. Nada más entrar al local te topas con la barra –nada llamativa la verdad– pero al girar a la derecha te encuentras con una sala con un aire cálido, acogedor y familiar –una sala limpia con decoración clásica de manteles blancos, servilletas de tela y sillas de madera–, una cocina a la vista del cliente –punto a favor por supuesto, que no hay nada que dé más confianza a un comensal que una cocina a la vista– y unos calderos desperdigados por los rincones que causan, cuanto menos, curiosidad.

Manuel y Manolo son los propietarios de este negocio que atienden personalmente desde hace 15 años. El primero es portugués –de un pueblo cercano a Zamora llamado Bragança– y está en la cocina –he aquí la razón de esa variedad de platos con bacalao que tanto gustan a los comensales–. El segundo es madrileño y está en la barra de cara al cliente.

Tienen una buena variedad de entrantes, todos muy ricos –croquetas, berenjenas andaluzas (rodajas finas y fritas que quedan crujientes y van acompañadas con miel), asadillo de pimientos y ventresca, entre otros-, pero su fuerte son los arroces, de todos los tipos –paella alicantina, paella valenciana, arroz negro, arroz ciego (arroz del senyoret o arroz del señorito), arroz de verduras, arroces hechos en caldero o en paellera y muchos más arroces fuera de carta-. También hay algo de carne y de pescado pero nuestra recomendación es ir a comer arroz –y algún postre que tampoco están mal–.

Variedad de arroces: Todos deliciosos, en su punto, pero hay que decir que la paella valenciana es el mejor de todos -a nuestro gusto claro-. Se piden para un mínimo de 2 personas.

tarta-de-queso

Tarta de queso: Se ve como una tarta cualquiera sencilla, pero nos resulta el mejor postre de todos. Probarla, que está de muerte.

frambuesas-con-chocolate-blanco

Frambuesas con chocolate blanco: Una mezcla un poco arriesgada a nuestro parecer, pero que ha gustado mucho a los amantes de los extremos –ácido y dulce–. Tan sencillo como frambuesas naturales con una sopa de chocolate blanco y siropes.

Lasaña de fruta: Es el postre preferido de quienes frecuentan este restaurante y uno de sus platos estrella sin duda. Son capas de pasta wantón frita intercaladas con capas de fruta fresca troceada –fresa, kiwi, frambuesa y otras-, siropes varios para decorar y acaba en crema catalana con su capa de azúcar cristalizado. Son muchos los que nos han descrito este postre como sublime. Pero ojo porque es potente, así que no es mala idea compartirlo.

pastel-de-chocolate-manzana-y-nueces-con-salsa-caliente-de-chocolate

Pastel de chocolate, manzana y nueces con salsa caliente de chocolate: Con ese nombre esperábamos algo diferente, pero al final fue un brownie de toda la vida con trozos de manzana y una cantidad de salsa de chocolate desproporcionada. Muy rico, que hay que decirlo todo –sea bueno o malo–, y acompañado por una bola de helado de menta con trocitos de chocolate.

Pros

Los arroces lo primero y luego los postres caseros. En general es una cocina casera muy tradicional y una comida muy rica en un ambiente familiar acogedor.

Contras

Si se os ocurre mirar las críticas en internet veréis que nadie se queja de la comida, pero todos se quejan del servicio. Es lento, pausado –vamos que no tienen prisa–, así que hay que tomárselo con calma, que hemos venido a disfrutar y relajarnos. Por decir algo más, diría que a los baños les vendría bien una reforma –con esto no quiero decir que estén sucios, sino que le vendrían bien unos arreglos–.

Veredicto

Todo un descubrimiento, el servicio puede ser lento pero la apuesta es segura. Repetiríamos la paella valenciana las veces que fuera necesario.

Mano a Mano admite reservas llamando al número de teléfono 914 687 042. No tienen página web ni redes sociales –salvo una página no oficial de Facebook–. Si queréis podéis decir a Manolo o a Manuel, los propietarios, que habéis leído la reseña en La Gastronofila.

¿Te ha gustado lo que has leído? Compártelo en las redes sociales para que tus amigos también puedan encontrar el sitio ideal para comer o cenar esta semana ¿Crees que debemos corregir algún error, aclarar algún punto, quieres invitarnos a probar un sitio o simplemente quieres contarnos tu experiencia? Escríbenos un mail a lagastronofila@gmail.com. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s